logo

Entorno

Pesués es la capital de Val de San Vicente, el municipio más occidental de Cantabria, separado de Asturias por el río Deva. Las desembocaduras de este rio y el Nansa alcanzan el mar por las ensenadas de altas riberas "afiordadas" conocidas como Tina Mayor y Tina Menor.

Los vestigios prehistóricos -en Unquera y en la cueva de El Salín, Muñorrodero- hablan de la existencia de poblaciones antiquísimas; y los indicios de presencia romana, de la importancia de épocas pasadas, basadas en la proximidad del puerto de Verasueca (San Vicente de la Barquera) y la presunta actividad de los puertos de sus "Tinas".

Desde Pesués puede uno adentrarse en los profundos fiordos, que forman Tina Mayor y Tina Menor, siguiendo el abrupto litoral por la margen izquierda del Nansa, también se puede contemplar el pintoresco pueblo de Pechón, su recoleta playa y su mies llana, para salir por el lado opuesto a cerrar el lazo, ahora por la orilla derecha de la Tina Mayor y el río Deva, hasta el lugar de Unquera. Tradición pescadora La riqueza piscatoria de Val de San Vicente - del mar y de las corrientes fluviales - se ve reflejada en la captura de toda clase de peces del cantábrico, mariscos incluidos, así como el producto más deseado, las angulas. De la riqueza piscícola podemos hablar de los salmones y truchas del Nansa y el Deva.

Turismo Activo

La actividad reina en este municipio es el Piragüismo. El último domingo de Agosto se celebra una prestigiosa prueba internacional entre Panes y Unquera, además, el turista puede encontrar en cualquier época del año la oportunidad de disfrutar del piragüismo organizado (además de hidrospeed o rafting) gracias a la amplia oferta de empresas turísticas que existen. Las rutas a pie, a caballo o en bicicleta, la navegación y el buceo, son otras actividades practicadas.

Gastronomía

Hay dos productos cuya fama ha trascendido las fronteras locales; las angulas y los hojaldres conocidos como "Corbatas de Unquera". Los cocidos típicos y las alubias, el salmón al estilo ribereño, las truchas del Nansa y Deva, fritas, con tocino, y algunos embutidos de la matanza, completan la despensa local, que puede disfrutar en nuestro restaurante en cualquier época del año.